sábado, 29 de abril de 2017

REBOBINANDO - EL MEJOR BAILE DE LA HISTORIA

El mejor baile de pareja de la Historia. Hoy es su día. 



Nunca volvieron a bailar juntos. Pero cuando lo hicieron, en 1940, se escribió la mejor página de la historia del baile. Eleanor Powell y Fred Astaire parecían la sombra de cada uno. Él nunca tuvo una pareja más competitiva y perfecta. Ella era él. Aquí les vemos al son del Begin the Beguine, la inmortal melodía de Cole Porter. Comenta brevemente la escena Frank Sinatra.  (Youtube)


martes, 25 de abril de 2017

¡ME LO COPIO!



Vivir sin leer es peligroso… ¡Feliz día del Libro!

por Alguien

“El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta “el modo imperativo”. Yo siempre les aconsejé a mis estudiantes que si un libro los aburre lo dejen; que no lo lean porque es famoso, que no lean un libro porque es moderno, que no lean un libro porque es antiguo. La lectura debe ser una de las formas de la felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz."
― Jorge Luis Borges

Recien copiado de aqui: https://algundiaenalgunaparte.com/, un magnífico blog cultural.
Conozco a alguien que instintivamente hizo lo que Borges defendía, pero sin saberlo. Pronto descubriría verdaderos tesoros entre pilas de bazofia, la cuestión básica para seguir aprendiendo lúdicamente era de no parar de seguir buscando tesoros, aunque la originalidad de estos solía escasear con el paso del tiempo .  Tras muchos años descubrió que se había convertido en una voraz carcasa lectora, quien, cual carnicero de matadero,  podía destripar libros, en particular novelas, en breve espacio de tiempo. Quizá, sencillamente, le pidiera a la vida que le tocó vivir mucho más de lo que esta solía ofrecer a los mortales de su especie. Iluso infantilismo el suyo.

domingo, 23 de abril de 2017

EN BÚSQUEDA DEL HÉROE SOLAR ....y III

El premio del héroe no siempre ha de ser el “hierosgamos” sino que en otras ocasiones se encuentra representado por un ELIXIR SAGRADO que debe conseguir.  Este tema no solo aparece con regularidad en los cuentos de hadas sino también en mitos como el del Gilgamesh babilónico, quien hurtó una rama del ÁRBOL DE LA INMORTALIDAD o el de Prometeo, que robó el FUEGO SAGRADO de Zeus o el de Jasón como ladrón del VELLOCINO DE ORO.  Dicho elixir generalmente se encuentra en manos de un monstruo, dragón, hechicero o brujo y el héroe debe escamoteársela y devolverla a la vida ordinaria.


LA NATURALEZA ILÍCITA DE LA MISIÓN DEL HEROE  puede decir mucho sobre los conflictos y dilemas inmanentes a la necesidad del plantear la necesidad de expresar EL  ASPECTO SOLAR.
En la actualidad la soledad  y la enemistad por parte de la gente resultan equivalentes emocionales a los peligros con los que se enfrenta el héroe arquetípico en sus pugnas.  El problema de la culpa (o del consiguiente miedo a las represalias) que implica conseguir el heroico elixir de la vida.  Es como si hubiera algo ilícito en el hecho de llegar a ser uno mismo, porque ello implica  “robar” algo de la psique de la masa, algo que era propiedad común del inconsciente colectivo.  Este dilema puede vestirse fácilmente con un atuendo político, aunque la esencia  verdadera de toda ideología política se ha de hallar en última instancia en los individuos que la formulan.  Cuando más separados nos sentimos, más intensa es nuestra vivencia de un sentido arquetípico de culpa, habida cuenta que el término “guilt” proviene de una raíz anglosajona que significa “deuda”. Y un profundo sentimiento de estar cancelando una deuda, bien sea con la madre, la familia y la colectividad, aparece junto con cualquier acto de creación individual que nos separa de ellos.
Existen muchas personas que tienen miedo de expresar las potencialidades de las que se saben poseedoras porque en algún nivel temen la separación de la psique familiar que tal expresión llevaría consigo.   Liberarse en la medida suficiente para trascender el círculo familiar, especialmente si los propios padres estuvieron bloqueados y fueron personas reprimidas y/o sofocadas.  Ello viene a ser  equivalente de la lucha con el dragón mencionada anteriormente.  Para estas personas más vale quedarse donde uno está, aunque se sienta  frustrado prefiere saber que el CORDON UMBILICAL  Y  SU HECHIZO LUNAR sigue intacto.  “Después de todo”, nos dice la voz interior del colectivo, “¿Quien te crees que eres? ¿Qué derecho tienes a llegar a ser algo que tus padres jamás pudieron ser después de todo lo que sacrificaron por ti?” 
En torno de la expresión del Sol, existiría, pues una dosis considerable de culpa porque expresarlo significaría robar un elixir que pertenece a todo el mundo…aunque permanezca sin usar.  Dicho elixir no puede hacer nada en el nivel de la masa mientras no llegue un héroe que sepa qué hacer con él; pero el hecho de que un individuo lo posea significa, que al menos inicialmente, se lo arrebató a la masa.   Sin duda alguna, una de las tareas del héroe es devolver, al final del cuento, algo a la  colectividad, pero esto no mitiga el sentimiento inicial de pecado.


En el ciclo wagneriano del “Anillo del Nibelungo”, el dragón-gigante que guarda el oro yace durmiendo (inconsciente) sobre su tesoro y seguiría haciéndolo durante toda la eternidad de no aparecer el héroe-ladrón.  El oro solar se trata de un potencial humano, común a todos nosotros pero si se encuentra enterrado en el inconsciente siempre permanece en estado potencial.   Se necesita a un perillán que consiga hacer efectivo el elixir.  Sin embargo dicha acción se trata de un robo y el héroe sufre por ello.  De ahí que deba retornar como aportador de cultura y así sentir que puede saldar su deuda; POR  TANTO EL HÉROE SIENTE QUE DEBE CONVERTIRSE EN REDENTOR DE SU PUEBLO SALDANDO DE ESTA MANERA LA DEUDA EN QUE INCURRIÓ AL ROBAR UN ELIXIR QUE  (TRISTEMENTE) TAN SOLO PUEDE UTILIZAR PARA SÍ MISMO  PORQUE AL RESTO, AUN INCONSCIENTE, NO LE SIRVE.


Pero el héroe siente que debe algo a la psique de la masa y a cambio debe crear algo original.  LA CULPA APARECE COMO EL  ROSTRO DE LA SOMBRA DEL ALTRUISMO, y  siempre  se suele encontrar instalada junto al impulso de redimir,  un motivo demasiado  inconscientemente poderoso en las profesiones que se basan en ayudar a los demás.
El mismo tema aparece  en el relato bíblico de Adán y Eva, porque también ellos son encarnaciones del héroe solar.  La manzana que da el conocimiento del bien y del mal es el fruto de la conciencia, que inevitablemente nos aparta de la fusión con Gea.   Ellos rogaron algo que previamente sólo pertenecía a  Dios, elixir que sólo pertenecía a Dios, un elixir que permanecía en el Árbol sin que nadie lo cogiera ni se lo comiera.   Fueron castigados  por su atrevimiento y no pudieron volver al Paraíso hasta que el héroe-redentor solar apareciera, en la figura de Cristo, a pagar sus deudas.  Una vez que el sol haya  empezado a brillar no podremos volver a entrar por las puertas del paraíso externo a menos que encontremos en nuestro propio interior a un redentor que pueda rescatarnos saldando nuestra deuda.  Lo lamentable es que, por lo común, nos sigamos empeñando en encontrar el paraíso fuera.



El mito solar del héroe no se nos da una sola vez en la vida, sino que compite continuamente en muchos niveles, este difícil proceso del retorno sigue a cada acto de creación y de triunfante autorrealización.  A veces el retorno se refleja como una época de depresión, porque la realidad mundana contrasta dolorosamente con las grandes tareas interiores a las que algún@s se han acabado entregando.  Así nos encontraremos que para los temperamentos fogosos (puesto que el  SOLaridad  representa  fuego por excelencia)  este regreso a la vida ordinaria puede resultarle especialmente difícil porque le parezca muy aburrida y resulta probable que el  perillán héroe de fuego  esté planeando una próxima búsqueda antes de haber terminado la anterior.




https://www.youtube.com/watch?v=Y3ZzXzQKB1A

sábado, 22 de abril de 2017

EN BÚSQUEDA DEL HÉROE SOLAR II

EL CRUCE DEL UMBRAL

En algunos mitos, el Cruce del Umbral no se trata de la lucha con un dragón, sino que implica la muerte real del héroe, previa su transformación o resurrección.  Es el caso de Dionisos y de Jesús: ambos son destruidos, porque sólo pueden asumir su verdadera forma de redentores divinos mediante ese desmembramiento ritual.  En estos relatos, el héroe se ve sometido a grandes sufrimientos que  consumen su parte mortal.  Este proceso viene a ser parejo al de la pelea con el dragón, pero visto desde una perspectiva más compleja.  En la historia ARCAICA de Marduk y Tiamat, quien soporta el sufrimiento y la desmembración es la madre-dragón mientras que la experiencia de Marduk se limita únicamente a la victoria.  Sin embargo tanto en el relato dionisíaco, como en el cristiano, el dios es quien tiene la experiencia del sufrimiento porque la madre—dragón se trata de su propio cuerpo, ese cuerpo  que debe transformar o liberar de la presión de la servidumbre instintiva.  Es posible ver esto como una especie de proceso evolutivo que opera allí donde, en los mitos más tardíos, se revela el significado más profundo de la lucha con el dragón.

La lucha con el dragón se trata de una representación noble y heroica a gran escala.  Su imagen se apodera de nosotros y reaparece constantemente en el cine, en películas como Alien, por ejemplo amen de tantos  relatos de horror en que el héroe combate contra  hombres lobo, vampiros, demonios y duendes diversos del mundo subterráneo de Hécate.  Sin embargo, la experiencia interior viene a ser como una especie de desmembramiento o de crucifixión, porque al separarnos del cuerpo físico sufrimos. Puede persistir un problema de sufrimiento, de soledad, aislamiento, culpa y enemistad por parte de otras personas al emerger el SOL INTERIOR.  Si negáramos este proceso de sufrimiento, entonces necesitaríamos encontrar afuera un dragón sobre quien proyectar nuestro propio dolor. Es decir alguien o algo, a quien culpar de nuestra incompetencia al respecto.
La imagen mítica de la crucifixión resulta uno de los símbolos más poderosos de nuestro aislamiento y nuestra alienación en la cruz de la materia.  (El ángulo de 90º es el que más resistencia ofrece para  sustentar  materia, la cruceta del masón-constructor).  En este estado siempre nos hallaremos  desamparados. No hay hogar donde retornar, ni abrazo que nos consuele, ni grupo u organización que pueda servir de paliativo.  Se trata de un puro estado existencial de la identidad que puede decirnos mucho sobre la razón por la cual EL SOL SOLO EMERGE EN LA MITAD DE LA VIDA, cuando todas las cualidades del individuo han tenido la oportunidad de materializarse o manifestarse, cuando la persona ya  puede ser lo suficientemente fuerte y formada como para afrontar el reto.  El problema de la soledad, que acompaña siempre a cualquier expresión individual, es el significado más profundo del Cruce del Umbral en el mito del héroe, y reúne nuestras mayores angustias sobre la separación y la perdida, porque  siempre existe el riesgo de que, si emergemos, ya nadie pueda volver a amarnos.  Por ello la batalla con el gemelo oscuro, la lucha con el dragón y el desmembramiento o la crucifixión resultan ser imágenes del hecho de asumir la carga del propio ser independiente, que es la primera etapa importante del viaje solar.  Entonces, el héroe está equipado para perseguir el auténtico objetivo de su búsqueda, porque ha demostrado que puede valerse solo.


Prometeo

El Sol, encarnación del héroe mítico, se esfuerza por conseguir la recompensa final, un núcleo indestructible de identidad que justifique  y de valor a la existencia.  Sin embargo tanto HÉROE como PREMIO SON, EN REALIDAD LO MISMO.  El tesoro es el núcleo esencial del héroe, su lado divino que siempre se encontró oculto en el interior de su cuerpo mortal.  Esto puede sonar enormemente abstracto, pero el sentimiento de ser un yo real, sólido e indestructible viene a ser algo muy precioso  y mágico y también harto difícil de alcanzar.  Cada situación vital en la que somos llamados a separarnos y a defender nuestros propios valores y objetivos va forjando poco a poco el concepto de mismidad, y cada vez que lo hacemos sufrimos por ello, porque a la continua madre-dragón hay que combatirla una y otra bajo diferentes disfraces.

A veces el tesoro del héroe puede representar una  especie de novia, y el final de la búsqueda consiste el “hieros gamos”, el matrimonio sagrado, donde tanto héroe como desposada deben habitar en el mismo cuerpo, es decir que antes de encontrarla en el exterior deberá haberla encontrado dentro del sí mismo.   El héroe divino  completa su condición humana con el patrón femenino de su interior.   
Al exteriorizar el mito del “hieros gamos”  se crearía  una dinastía, de la desciendan famosos reyes y reinas, todos los cuales portarían  en las venas algo de la sangre de los inmortales gracias a la paternidad divina/solar del héroe.  En la época pagana, muchos gobernantes pretendían tener algo de esta sangre divina.  Es por esta razón que Julio César afirmara que descendiera de la diosa Venus por la vía de uno de sus hijos, el héroe Eneas, fundador de Roma.  Se repite tan alocada historieta para quienes hayan leído “The Holy Blood and the Holy Grail” (Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln Londres 1982, Nueva York 1983)  (La sagrada sangre y el santo Grial). Sabrán que en Francia existe una sociedad secreta que cree que el pretendiente al trono francés que ellos proponen desciende de Jesús, que se casó con María Magdalena.  Todo lo anterior, incluyendo elucubraciones de lo más viperino demuestra que  la descendencia del dios por mediación del héroe semidivino se trata de una cuestión arquetípica. Algo que incluso hoy sigue siendo para nosotros, a nivel inconsciente y sin saberlo, un símbolo muy poderoso.
Un aspecto del matrimonio sagrado y de la fundación de una dinastía parece ser el arraigo de la semilla divina en la vida mortal a través de la continuidad de las sucesivas generaciones y ello implicaría que la luz de la divinidad  viviría eternamente a través de su estirpe. De  dicha creencia   proceden tantos siglos de reinados y dirigentes banales. Las multitudes han asumido las deterioradas  formas externas y las han elevado a un nivel tan banal como el de su consciencia. (Hollow men)  Desde el punto de vista psicológico también existe una correlación  con la arquetípica ansiedad masculina por tener un hijo varón que  expresa el nivel más básico de la supervivencia solar del impulso biológico.
Pero también existen niveles más profundos.  Si vivimos el concepto solar tan plenamente como nos sea posible, podemos tener el sentimiento de que nos hemos asegurado nuestra mínima porción de eternidad al ofrecer al colectivo algo que tiene un valor perdurable.  Habremos dado a la vida algo de nuestra propia vida.

 LA LUNA tiene su propia NECESIDAD INSTINTIVA de tener hijos, que refleja la continuidad natural de la vida sobre la tierra.  El ANHELO DE PROGENIE SOLAR REFLEJA LA BÚSQUEDA DE LA INMORTALIDAD.  Sin embargo para muchas personas la progenie no se trata del único canal a través del cual el impulso solar que tienen para expresar  aunque este pueda parecer de lo más natural.  Algunos optan por no tenerlos o sencillamente no pueden tenerlos, es entonces cuando resulta  sumamente importante encontrar otra dimensión por la que canalizar su impulso solar; poseen el anhelo del artista de crear algo indestructible, un hijo interior de la imaginación que sobreviva a su creador y aporte a las generaciones futuras lo esencial de su ser o de su visión.  Otras personas  se conforman con plantar árboles aun sabiendo que no estarán para ver cuando el árbol llegue a su madurez  pero el acto de plantar algo y verlo crecer  suple ese impulso.
El mito del padre enfermo o herido  representa  la imagen de un deterioro espiritual, de pérdida de esperanza y de fe.  En este contexto resulta interesante recordar a Jung  que se sintió impulsado a redimir la fe perdida de su padre, pastor protestante, (curiosamente la misma profesión que la del padre de Sören Kierkegaard) devolviendo la vida de una manera nueva a los símbolos cristianos.  Cuando publicó su “Respuesta a Job” suscitó una considerable hostilidad  a través de su brillante análisis al enunciar de forma simplista que la necesidad de la encarnación crística se generara en el hecho que Dios Padre embarró un poco las cosas con respecto a Job,  dedujo que la relación paternal de la deidad con el género humano resultaba imperfecta y carente de compasión lo cual hacía  que la deidad reconociera  que resultaba necesario redimirla mediante el sufrimiento de su único hijo.



Por lo tanto, así como la LUNA REPRESENTA UNA SUSTANCIA ESENCIAL QUE COMPARTIMOS CON NUESTRA MADRE EN EL NIVEL INSTINTIVO, EL SOL ESENCIAL QUE COMPARTIMOS CON NUESTRO PADRE A NIVEL CREATIVO  QUE SOLO PUEDE LLEGAR A FRUCTIFICAR ADECUADAMENTE A TRAVÉS DE MUCHAS GENERACIONES DE ESFUERZO SOLAR.

viernes, 21 de abril de 2017

EN BÚSQUEDA DEL HEROE SOLAR - I

http://sanzar-mjt.blogspot.com.es/2017/04/en-busca-del-heroe-solar-i.html

Entiéndase héroe o heroína, indistintamente.



¡La imagen de este Apolo está representado como un luchador en  las nubes!, ¡debió hartarse de pisar tanto barro!